logo

Las lecciones de ajedrez “mejoran la conducta del niño “

¿Puede el ajedrez mejorar la conducta de un niño problemático?

El periódico escocés The Scotsman (enero, 2008) se hacía eco con el siguiente artículo de una investigación que parecía mostrar tal cosa, junto con una mejora significativa en las habilidades de lectura – hecho que los investigadores no entendían, aunque ha sido advertido en varios estudios de este tipo -.

En cierto modo no es nada ilógico que los chicos (de primaria) “mejoraran” su comportamiento, puesto que el factor social del ajedrez (juego en un club, con compañeros; juego torneos, donde me relaciono con gente) tiende a fomentar la confianza en uno mismo (autoestima).

Si entendemos que ciertos chicos son “problemáticos” debido a la carencia de autoestima, sólo restaría trazar una línea recta que una ambos puntos.

Al margen de esto – y echando mano del pensamiento crítico – hay que comentar algo importante cuando se habla de prensa escrita: los artículos se centran en unos pocos detalles que el periodista (no necesariamente especializado en el tema) considera importantes. Lo demás el lector lo suele desconocer.

De ahí que, aunque las afirmaciones sean lógicas, haya que tomarlas con “pinzas” hasta ver y analizar dicha investigación.

Artículo: Chess lessons ‘improve children’s behaviour’
The Scotman, Londres, 24 de enero de 2008.
Traducción al castellano: Jorge Barón

Investigadores que buscan vías para mejorar la conducta dicen que las autoridades locales deberían enseñar a los jóvenes caprichosos a jugar al ajedrez.

El estudio, conducido por personal de la Universidad de Aberdeen [Escocia], encontró que los chicos jóvenes que comenzaban a jugar al ajedrez llegaron a ser más hábiles (mentalmente) y también mejoró su conducta en comparación con quiénes no lo hicieron.

“La gran pregunta es: ¿por qué está ocurriendo esto?”, comenta Dod Forrest, de la School of Education de la universidad, citado por The Scotsman.

“Miramos las habilidades de lectura antes y después de que jugasen al ajedrez, y mejoraron significativamente, pero no lo entendemos completamente.”

“El aspecto social podría ser tan importante como el desarrollo del proceso cognitivo que el ajedrez demanda. Jugar en torneos conlleva viajar un poco y estar involucrado en una sección más amplia de la sociedad, estableciendo contactos y [ganando] confianza”, añade Forrest.

Durante el año que duró el estudio los investigadores estudiaron a niños de dos escuelas de primaria de Aberdeen, donde las escuelas gratuitas son habituales.

“Se acordó que los alumnos problemáticos deberían ofrecerse para ayudar en las clases de ajedrez después del colegio y aquello condujo a una mejora del comportamiento en otras clases”.

“Advertimos que estar interesado y entusiasmado con el ajedrez conducía a una bienvenida modificación del comportamiento, en cualquier parte”, dijo Forrest.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar