logo

En busca de soluciones creativas (I)

¿Cómo buscar una respuesta creativa e imaginativa – ¡y útil! – a un problema pendiente de resolver?

Bueno, primero habría que ver qué es la creatividad, lo que aquí entenderemos – hasta tratar el tema en otras entradas – como una ruptura del pensamiento lógico o del pensamiento “habitual”. Como pronto veremos, no es tan extraño que estas soluciones aparezcan durante el sueño; no en vano en ese momento el pensamiento “lógico” está “desconectado”

Este tipo de pensamiento se puede buscar – entre otras – de una forma muy sencilla, que ya empleaba Einstein: con preguntas tales como “¿por qué…?” y, sobre todo, “¿y si…?“.

De la mano de un artículo que escribí en 2007 recorreremos algunas soluciones creativas que se han dado en campos muy diferentes a lo largo de la Historia.

Pronto advertiremos dos nexos importantes:

1) en numerosas ocasiones la solución se muestra de forma” casual” – aunque este término no siempre parece obedecer al azar -, rompiendo los esquemas “lógicos” y

2) es muy importante tener conocimientos de diversas materias, al margen de la del problema que nos ocupa.

Es decir, es mucho más probable encontrar soluciones creativas o inventar algo útil en grupos interdisciplinares que cuenten con individuos de diversas especialidades, que aporten diferentes puntos de vista sobre un mismo tema.

También, en su defecto, un individuo versado en múltiples ramas podría realizar tal tarea mediante analogías, igualmente.

Veamos, pues, algunos ejemplos prácticos sorprendentes sobre el tema, con cambios de perspectiva, análisis y descubrimiento de factores no advertidos o no controlados y algunas cosas más…

 

A LA BUSQUEDA DE SOLUCIONES CREATIVAS (primera parte)

Jorge Barón, abril de 2007

Desciframiento de escrituras antiguas, nuevos caminos científicos imprevistos descubiertos en sueños, otras formas de ver los acontecimientos, encontrar una respuesta correcta cuando no hay ninguna… Todo esto es una señal de lo que llamamos creatividad. ¿Cómo se consigue esto? ¡Pues no lo sé!

Sólo sé que aquí veremos bastantes ejemplos creativos e intentaremos – al menos por un momento – pensar de forma inusual…

Pensar así sólo quiere decir que no pensaremos de la forma habitual – “patrocinada” por la mayoría de gente; la mayoría no tiene por qué tener la razón – sino de una forma libre. ¡Bienvenido a esta aventura!

¿Cómo aprecio la realidad? ¿Cómo intervienen mis emociones?

Supongamos que estamos analizando una situación que nos obliga a tomar una decisión. ¿Qué está ocurriendo realmente en esa situación? ¿Cómo debo enfrentarme a ella? ¿Qué decisión sería la más acertada?

En la vida diaria nos vemos constantemente obligados a tomar decisiones y adoptar posturas concretas con respecto a determinados temas: política, cambio climático…

¿Ponderamos correctamente, o al menos barajamos, todos los factores existentes antes de tomar una decisión? ¿O se trata siempre de decisiones emocionales y por tanto susceptibles de ser equivocadas?

Tanto los vendedores como la publicidad en sí misma suelen utilizar técnicas – a menudo coercitivas – que llevan al futuro comprador a la compra emocional. Incluso la situación de los productos en las grandes superficies está preparado cuidadosamente para provocar este estado y librarnos de las defensas conscientes de que disponemos, mediante la “desorientación” y técnicas similares. ¿Han oído hablar de la transferencia Gruen?

Hablando llanamente, la base de la decisión emocional consiste en provocar diversos estados emocionales en los que se transfiere al comprador a un mundo emocional, donde la verdadera razón de compra estará entonces vinculada no al producto sino a un sentimiento determinado: la “supuesta amistad” del vendedor, el aumento de la autoestima, la sensación de que comprando el producto nos libraremos de nuestro problema, ¡sea el que sea!, etc.

En ese momento el cliente realmente no es la persona objetiva que era antes de llegar a la tienda, sino una persona muchas veces manipulada sin su conocimiento.

Hay cantidad de manuales que muestran este tipo de técnicas – inclusive manuales de interrogatorios de la CIA (desclasificados), que exponen los fundamentos de un “buen interrogatorio” – que han sido muy estudiados y puestos en práctica en la venta cara a cara y hoy también en Internet y demás espacios, donde se intenta vender casi cualquier cosa. Y no son sólo técnicas de comunicación no verbal… (situación de las piernas, la mano en determinada zona de la cara, los ojos inclinados hacia arriba y mirando hacia la izquierda, etc).

Sigue en la segunda parte



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar