logo

En busca de soluciones creativas (5)

En esta quinta parte continuaremos buscando puntos de vista diferentes y planteando preguntas sobre algunos detalles que pudieran ser importantes, si los observamos con cuidado. En concreto, tocaremos un tema de gran importancia en la actualidad: el llamado calentamiento global.

Pulsa para escuchar esta entrada (mp3)

Otro ejemplo evidente lo representa el cambio climático.

El comportamiento del clima representa un sistema denominado caótico y complejo. De ahí que haya multitud de factores que no podemos cuantificar con exactitud sobre el llamado cambio climático:

– la influencia exacta de otros agentes además de las actividades humanas, como el calentamiento natural del planeta o la influencia del Sol – no sólo establecida como radiación -,

– el enfriamiento producido por la contaminación de los aerosoles. Si se elimina esta contaminación, ¿qué ocurrirá?

– el efecto albedo, o reflexión de la radiación recibida. La nieve y el hielo tienen un elevado albedo. Ahora los casquetes polares ayudan al enfriamiento, pero si se funden este efecto desaparecerá…

– el aumento de las precipitaciones y de eventos extremos (huracanes, inundaciones, etc.),

– el aumento del nivel del mar,

– el comportamiento de las corrientes atmosféricas,

– el comportamiento de las corrientes marinas,

– el efecto producido por otro tipo de actividades humanas, como el controvertido Proyecto HAARP que, básicamente, produce un calentamiento en la capa atmosférica llamada ionosfera.

De hecho, en el pasado se pueden ver episodios que contienen información sobre el posible comportamiento de algunos de estos factores y pueden ayudar a establecer algunas conexiones.

La corriente marina llamada cinta transportadora o conveyor belt (la corriente termohalina, llamada así por las diferencias de temperatura y salinidad del agua oceánica, y por lo tanto de su densidad) influye decisivamente en los flujos de calor que dan origen al clima actual, al recorrer todo el mundo transportando calor desde las aguas tropicales a las polares. (Ver imagen)

Esta corriente llega con su flujo de calor hasta el Atlántico norte (entre Noruega y Groenlandia), donde el agua se enfría y es transportada por corrientes profundas. Desde ahí continúa rumbo al sur.

La corriente termohalina o conveyor belt (cinta transportadora).

Imagen cortesía (o eso espero) del Laboratorio Nacional de Argonne.

El calor es transportado por las aguas superficiales (color rojo), mientras que las aguas frías son transportadas en corrientes profundas (color azul). Este balance energético es fundamental para que Europa, por ejemplo, e Inglaterra sobre todo, mantenga unas temperaturas como las que tiene. Si no el clima sería mucho más frío en esas latitudes.

¿Qué ocurriría si la cinta transportadora viera interrumpido su flujo? Esto podría ocurrir si se aumenta la cantidad de agua dulce en el Atlántico norte – reduciendo la salinidad superficial y la densidad. Y, por tanto, haciendo cada vez más difícil que el agua se hunda allí – puesto que pesa menos -, como fruto de:

1) el progresivo deshielo de Groenlandia y del hielo Ártico (ya está sucediendo), y

2) el incremento de las lluvias en la zona – por la capa de océano que queda descubierta (antes bajo el hielo), que permite una mayor evaporación -.

Esta interrupción parece haber ocurrido en el pasado tras el calentamiento posterior a la Ultima Glaciación (hace unos 14.000 años), y habría tenido lugar tras el deshielo de un enorme lago situado en el centro de Norteamérica. Se le ha llamado Agassiz (en honor a su descubridor) y habría sido mayor que los actuales “Grandes Lagos”. Este hecho – mostrado por Al Gore en Una verdad incómoda – habría tenido lugar hace unos 12.700 años. Sea ésta la razón o no del deshielo del Artico, el hecho es que esto parece haber ocurrido.

¿Por qué habría ocurrido? No lo sabemos con certeza.

¿Cuál habría sido la consecuencia? La llegada masiva de agua dulce podría haber afectado a la corriente termohalina y provocado una Edad de hielo, denominada Younger Dryas, que duró más de un milenio.

¿Podría volver a ocurrir? Hasta hace poco los científicos lo han acotado mediante probabilidades, ¿qué si no? Ahora lo siguen haciendo…

Así, aunque parezca contrario al calentamiento global, hay posibilidades de que ocurra una Edad de hielo…

La imagen es preciosa, cierto, pero las consecuencias no lo serían tanto: ¡frío, frío y más frío!

Créditos de la imagen: Paulo Brandão’s photostream Fuente

Como curiosidad, aprovechando un encuentro digital organizado por el periódico El País para hablar sobre el tema el 1 de febrero de 2007, le realicé la pregunta al experto invitado, el director del EMCG Juan Negrillo:

Pregunta: ¿Qué opina sobre la posibilidad de que el derretimiento de las masas de hielo situadas en el Atlántico Norte afecte a la corriente termohalina y podamos vernos envueltos en un período glacial?

Respuesta: Es un problema muy serio en lo que se refiere fundamentalmente a la masa de hielo de Groenlandia, pero las consecuencias no están claras. Habría un brusco descenso de las temperaturas en toda Europa al perderse el efecto invernadero del que disfrutamos ahora (se ve claramente al comparar las temperaturas de Madrid y Nueva York, ambas situadas a la misma latitud).

Pero posiblemente las consecuencias más graves se sitúen a nivel de cambios en el comportamiento de grandes fenómenos como los monzones, que podrían llegar a desaparecer como los conocemos, con el peligro que eso supondría.

¡Una contestación muy sincera!

Sigue en la sexta parte

Imagen cortesía del Laboratorio Nacional de Argonne.

La corriente termohalina o conveyor belt (cinta transportadora). El calor es transportado por las aguas superficiales (color rojo), mientras que las aguas frías son transportadas en corrientes profundas (color azul). Este balance energético es fundamental para que Europa, por ejemplo, e Inglaterra sobre todo, mantenga unas temperaturas como las que tiene. Si no el clima sería mucho más frío en esas latitudes.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar