logo

Respuesta al ejercicio de ajedrez, imaginación y pensamiento crítico (2)

Para apreciarlo mejor deberíamos ampliar nuestro campo de visión, para ver el escenario desde una posición más alta.  Así es, por ejemplo, como se descubrieron las “líneas de Nazca” (Perú), extrañas “sendas” que no significaban nada a ras de tierra, pero que cuando pudieron verse por vez primera desde un avión…

imagen_3d_orientacion

Escucha el texto hasta la siguiente imagen

Como vemos, cuanto mejor nos situamos con más claridad se aprecian las piezas (colores rojo y naranja). Las flechas verdes marcan la inclinación ficticia del tablero (algo que recuerda a las ilusiones ópticas de Escher).

Ha aumentado nuestra perspectiva para ver mejor lo que veíamos, pero también – para un ojo atento – para poder apreciar detalles que antes no veíamos o hemos ignorado, ya sea por no darnos cuenta o por no considerarlos relevantes…

Aparentemente tenemos un problema de ajedrez y una solución de ajedrez. Cierto, ¡pero aún no hemos podido definir TODO el problema! Sin quererlo, hemos restringido lo que realmente hay a lo que nosotros queremos que haya…  Una cosa es LO QUE PARECE y otra muy distinta LO QUE REALMENTE ES. No estamos viendo la partida de Anand en directo, la vemos en otras condiciones. Inclusive, con otras condiciones de… luminosidad.

Cuando una luz encuentra en su camino un objeto que no la deja pasar no puede seguir la trayectoria que llevaba y, por tanto, no puede iluminar la zona que se encuentra detrás de éste. Se produce así una sombra, cuya forma, inclinación, etc., variarán según el lugar del cuál venga la luz, la trayectoria que lleve y otros factores.

Si uno observa la primera imagen con atención observará que aparecen unas sombras a la derecha de las piezas. La luz imaginaria ha entrado por la izquierda, ha chocado con la pieza, y ha iluminado sólo las zonas de alrededor.

Dicho de otra forma: una sombra es una “pista” que señala que hay una luz y también un objeto. Y también puede ayudar a deducir su posición.

3) Una vez conocido el punto anterior, qué información real hemos conseguido.

a) Sabemos la posición de “todas las piezas”.

b) Nos falta perspectiva.

c) La luz ha producido sombras tras las piezas.

Luego las preguntas lógicas serían:

– Si estoy mirando el tablero a ras de suelo, ¿puede alguna pieza grande “nublarme” la visión?

– Por otro lado, ¿corresponden todas las sombras a piezas cuya posición conozco o sobra alguna?

4) Cómo se úne todo para poder resolver el enigma.

a) Mmm… la pieza que podría taparme sería el rey blanco, sí. ¡Podría tapar una pieza de esa columna! Una pieza que debería ser pequeña.

b) De entre todas las sombras, una no tiene pareja. Esta sombra es fina (como la de un objeto pequeño situado a distancia, al mirarlo), casi recta, y cae sobre la casilla negra situada detrás del caballo negro (d6). Si la luz viene “recta” desde la izquierda, esa pieza estará situada en la casilla blanca c6

Es pequeña, sí, ¿pero qué pieza es? Aquí entran en juego dos detalles eliminatorios importantes. Hay que tener en cuenta que, entre jugadores de alto nivel, una ventaja material muy grande y decisiva provoca que el otro jugador abandone (no hay ninguna opción real de salvación).

Según esto:

1) Un caballo no puede ser, ya que el rey negro estaría en jaque y juegan las blancas. Esto sería ilegal…

2) Un alfil podría provenir de un peón blanco que ha coronado, pero la coronación de alfil es tremendamente improbable. Sin embargo, lo que elimina definitivamente la cuestión es que si fuera un alfil las blancas capturarían el caballo negro y Carlsen, con tal desventaja de material, habría abandonado antes sin dudarlo…

3) Una pieza de mayor valor haría que la ventaja blanca fuera enorme, por lo que Carlsen habría abandonado.

Entonces debe ser un peón…

sombracompletosmall(Pulsa para ampliar)

Bien, ahora tenemos definido TODO el problema; sólo queda resolverlo. ¡Y ese peón “oculto” es clave en el proceso!

Para esto se requieren algunos conocimientos de ajedrez – no excesivos -, aviso por si acaso :)

Un primer intento es avanzar el peón una casilla: 1.c7, pero el caballo lo captura con 1…Cxc7 y tras el jaque de torre para comer ese caballo, 2.Td7+, sigue 2… Re6 3.Txc7 y la torre negra – que ya amenazaba el alfil desde la lejanía – juega 3… Txb5.

Al calcular líneas combinativas muchas veces vemos una opción directa que falla por poco. Utilizando la ya conocida pregunta ¿y si…?, de la forma ¿y si cambiase las jugadas de orden? Es decir, juego primero la segunda, luego la anterior… ¡Dándole la vuelta a la tortilla de esta forma se suelen encontrar muchas respuestas acertadas!

Aquí sucede algo similar. En vez de avanzar el peón para luego capturar el caballo, eliminamos primero éste – que es quien realmente controla la casilla de avance del peón – y luego lo avanzamos:

1.Txd5! Txd5 2.c7!,  y Carlsen se rindió.

Ni el rey ni la torre pueden controlar el avance del peón para coronar. La última opción es que la torre se entregue llevándola a d8 (en diagonal al peón que está en ese momento en c7), pero tras su captura el blanco tiene suficiente ventaja material para ganar (sobre todo por su peón de b4, que todo el rato ha estado tras el alfil).

Así, pues, éste era el problema real y ésta, también, la solución real

¿Te haya gustado? Si es así no olvides dejar un comentario :)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar