logo

En busca de soluciones creativas (9)

En esta novena entrega seguiremos la pista de dinosaurios, meteoritos (asteroides o cometas) conocidos o desconocidos y la posibilidad de que sean portadores de elementos químicos apropiados para la vida (como la conocemos).

Otro ejemplo clásico de factores inadvertidos es el siguiente.

Cuando comenzaron a descubrirse las huellas de los dinosaurios se planteó la cuestión de cómo habían podido desaparecer de la faz de la Tierra semejantes animales.

Reconstrucción artística que muestra un enternecedor embrión de dinosaurio enroscado dentro del huevo

Créditos de la imagen: Kevin Dupuis, Universidad de Toronto en Mississauga.

Se analizaba el problema en su contexto: la distancia de la Tierra al Sol en la época, el plano de la eclíptica, la posible composición de la atmósfera (con bajos niveles de oxígeno), las variaciones de la gravedad, el vulcanismo, los niveles del mar,… pero no había una teoría definitiva. Los rápidos cambios climáticos siempre son candidatos en estos casos, pero hay que probarlo.

Sólo cuando Luis Alvarez y su equipo descubrieron rastros muy anormales de iridio – datados en la época de la extinción de los dinosaurios, hace unos 65 millones de años – en diferentes lugares del mundo se descubrió la causa más probable.

Como el iridio es un metal poco frecuente en nuestro planeta debía haber llegado del exterior… ¿en un asteroide? Finalmente se encontró un buen candidato para ser el cráter de aquel asteroide en Chicxulub (México). Pero que sea la causa más probable no quiere decir que sea lo que ocurrió.

Actualmente (N.R.: recordemos que estos artículos están fechados en 2007), debido al análisis de unos antiguos micro-organismos marinos llamados foraminíferos (buenos marcadores de extinciones), no sólo se duda que los dinosaurios se extinguieran por este impacto, sino también que lo hicieran por las consecuencias posteriores (oscurecimiento de la luz del Sol con la consiguiente bajada de temperaturas, polvo y cenizas en suspensión, incendios, etc.).

Es más, la última datación del cráter eleva su origen hasta 300.000 años antes de la desaparición… Así, pues, queda abierta la cuestión.

Los meteoritos no sólo son destructores, sino que a veces son portadores de diferentes elementos químicos. El origen de la vida en la Tierra no está todavía aclarado. Una de las teorías – llamada panspermia – muestra la posibilidad de que el origen de la vida llegara «a bordo» de un meteorito; el meteorito marciano ALH84001, encontrado en la Antártida en 1984 abrió la puerta a la posibilidad de que hubiera vida microscópica en Marte…

Sin embargo, queda una inquietante pregunta latente… ¿ha caído algún meteorito o cometa importante en la Tierra en tiempos recientes, digamos históricos? Cualquiera diría: ¡qué barbaridad! ¡Imposible!

Primero hay que tener en cuenta un detalle: no todos los meteoritos o asteroides que chocan con la Tierra dejan su «huella digital» en forma de cráter. Algunos estallan en el aire, por lo que no hay cráter y otros evidentemente han estallado en los océanos, por lo que los cráteres no son visibles. Esto ocurre también con algunos cráteres cubiertos por diversos procesos naturales (hielo, agua, etc.).

Lo cierto es que parece haber alguno cuya explosión habría sido equivalente a la de varias bombas atómicas… aunque no esté claro del todo que hayan sido meteoritos.

El primero habría explotado antes de llegar al suelo, el 30 de junio de 1908. Sólo la fortuna lo habría llevado hasta una zona casi despoblada, situada en Tunguska (Siberia, Rusia). Sus efectos llegaron a sentirse en Londres, donde durante unos días, por la noche, se podía leer el periódico sin luz artificial…

Una de las imágenes tomadas en Tunguska, muchos años después, por la expedición de Leonid Kulik.

Fuente de la imagen

La segunda parte del documental del canal Historia (a veces algo sensacionalista) sobre el evento de Tunguska:

El segundo evento (con más matices porque ya hay pruebas de armas diversas por parte de diversas potencias) es el denominado «Evento del Mediterráneo Oriental» y tuvo lugar el 6 de junio de 2002. Este meteorito no habría sido detectado antes de su entrada en la atmósfera.

Por cierto que muchos científicos piensan que los dinosaurios no se han extinguido porque seguirían entre nosotros como los reptiles actuales… y por alguna razón más.

¿Se extinguieron todos? ¿Pudo sobrevivir alguno? ¿Por qué no?

«Monstruos del lago Ness» y demás «posibles plesiosaurios» aparte, en 1938 fue descubierto en aguas de un río de Sudáfrica un ejemplar de un «pez-dinosaurio» que se creía extinguido, perteneciente a la familia de los celacantos. Hoy en día se sabe que viven en diversas partes del mundo…

Continúa en la parte 10

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar