logo

Italia: método “Scacchi e regoli”, entrevista a Carmelita di Mauro (II)

¿Es de verdad útil jugar al ajedrez? Aquí Carmelita nos mostrará un ejemplo real y lo que ocurrió: un niño violento de un barrio con escasos recursos, sin motivación para estudiar, con escasa asistencia a clase… una de esas historias que emocionan con sólo leerlas… :-)

“Tener éxito es una oportunidad que alimenta de forma realista la autoestima y la motivación de aprender.” Quizá esta gran cita resuma la segunda parte de esta entrevista, donde un simple ejemplo práctico sirve para mostrar las grandes posibilidades no ya del ajedrez, sino de cualquier herramienta motivacional.  ¡Sólo que en el ajedrez lo que consigas te lo ganas tú!

Escucha “Entrevista a Carmelita di Mauro (II)”

Pregunta: En Scaccolandia, en lugar de las piezas clásicas se proponen los personajes caracterizados con nombres propios, características físicas y apelativos que acompañan al nombre.

Respuesta: El motivo es el mismo que sirve para recordar los elementos del tablero de ajedrez. ¡El nombre dado a un personaje de ajedrez permite al niño conocerlo, reconocerlo, estudiarlo, comprenderlo y recordarlo! Así torres, caballos y alfiles, separados en masculino y femenino, tendrán, cada uno, dominios coloreados bien diferenciados, y podrán ejercer un papel protagonista en la partida.

¿Cuánto sabes – o crees saber – de los caballos? :-D

¡Estos elementos se han revelado como muy útiles para el niño para seguir, reconstruir y analizar partidas y para estudiar posibles tácticas y estrategias!

Los personajes, presentados así, pasan a ser para el niño los verdaderos compañeros del juego, para animar e interpretar durante las actividades de role play [juegos donde cada niño representa un rol; es decir, a un personaje], pero también para ver y revisar mediante los dibujos animados de Scaccolandia.

Canal Scaccolandia en Youtube

Benvenuti a Scaccolandia

También la lectura de las partidas se hace de forma clara e inmediatamente intuitiva, con el uso de los llamados colour-notes (notas de colores).

Para estimular la creatividad, los niños pueden ser invitados a crear diálogos e historias entre personajes.

A medida que el niño se introduzca en la fase hipotético-deductiva comenzará a adquirir y a desarrollar conceptos estratégicos más complejos, a partir de los cuales conseguirá representar mentalmente situaciones hipotéticas y a deducir las consecuencias.

¿Serán capaces los alfiles de encontrar el tesoro?

Pregunta: Tenemos evidencias internacionales sobre los beneficios del ajedrez propuestos en la escuela. Como maestra, ¿qué puedes confirmarnos? ¿Qué capacidades te parece que potencian los niños gracias al ajedrez?

Respuesta: Las capacidades que el juego de ajedrez refuerza en los niños se han consolidado y son ahora conocidas. En cambio quiero detenerme, en vista de mi trabajo como profesora, en algunos aspectos del juego que, con el método de la investigación-acción, se revelan como interesantes.

Los personajes de Scaccolandia servirán de hilo conductor, en su caso, para transmitir reglas, comportamientos y valores, con versos infantiles, canciones, poesías y bailes. Haciendo uso de estas figuras se podrán activar experiencias concretas, construidas mediante la interacción directa y la experimentación activa.

Se podrán crear situaciones que susciten problemas (PROBLEM POSING) donde los niños serán invitados a encontrar la solución (PROBLEM-SOLVING). Para terminar, el ajedrez puede ser considerado como un punto de referencia, al cual recurrir para comprometer el niño en otros campos; un puente a través del cual el niño y el educador podrán encontrarse.

Preguntillas sobre la torre y el caballo… ¿cuántas aciertas?

Pregunta: ¿Cuáles son los beneficios escolares para los alumnos?

Respuesta: [Carmelita lo explica claramente con un ejemplo real].

En 2005, por razones contingentes, salí de la sucursal de mi escuela para ser transferida a la central. En aquella ocasión, me fueron confiadas dos clases de tercero, de las cuales una era especialmente “difícil”.

En esa clase había habido un ir y venir de profesores y los niños, como es normal, lo habían notado mucho. Quiero anticipar, y no por casualidad, que mi escuela surge en un barrio denominado “zona de riesgo” porque, si algún niño era enviado allí, era precisamente porque, en aquel clima, las expectativas eran deficientes. Pero los más tenaces, sin embargo, habían resistido. Eran niños, por lo general, acostumbrados a no respetar las reglas, desganados, indisciplinados y “ausentes”.

Soy una docente que prefiere transmitir las normas o los conceptos de forma agradable – también mediante el juego – pero ese año y los dos siguientes, hasta que concluyó el quinto curso, fueron años difíciles y llenos de dificultades; me sometieron a una dura prueba, pero [esos años] fueron también los más ricos en satisfacciones.

Entre los muchos niños “problemáticos” de esa clase recuerdo a uno en particular, el más mayor, repetidor, con una situación familiar delicada, a menudo faltante a la escuela porque ayudaba a un tío a vender detergentes en el camión, sin ningunas ganas de estudiar ni de comportarse según las reglas. Me llamó la atención de este niño su belleza: ojos azules, cabello rubio y tez clarísima; parecía casi tímido, pero ya me lo habían presentado: ¡no era tímido en absoluto y, además, era muy precoz en el crecimiento y con intereses muy alejados de los de un niño!

El proyecto de ajedrez – recuerdo -, fue aceptado perfectamente por todos los niños, que me parecían esponjas áridas y deseosas de aprender. Fue aceptado, sin embargo, muy mal por la mayoría de las familias, convencidas de que en aquella clase sólo faltaba eso: ¡que el profesor les hiciera jugar!

[* Jorge: En la historia REAL “De chicos de la calle a Caballeros Reales“, luego llevada al cine, también se les “invitó” a jugar al ajedrez a “chicos de la calle” (jóvenes con escaso futuro, malos expedientes académicos, mezclados con malas compañías, etc.) de un conocido barrio, famoso por su peligrosidad. ¿Cuál fue el resultado? ¡El mismo! ¡Los chicos ahora “luchaban”, cuando antes sólo veían pasar las nubes que traían la tormenta! :-)

¿Es esto un “milagro”? Tal y como menciona Carmelita, y se vio en aquella preciosa historia, no hay más que tener una meta en la vida y empezar a darte cuenta de que puedes resolver algunos problemas para empezar a ser “alguien”. ¡Y el ajedrez ayuda a crear algunas de esas metas y a resolver – ¡de frente! – esos problemas!]


Volviendo a nuestro niño – que no fue el único de esa clase en sufrir la beneficiosa influencia del ajedrez – fue, sin embargo, el primero en aprender el juego, en aprender a respetar las reglas y a hacerlas respetar. Incluso cuando se comportaba mal con los compañeros y/o el profesor, de algún modo se autocastigaba…

A veces, incluso de forma excesiva. Podría contar muchas otras situaciones relacionadas con este niño, que no era el único en mostrar problemas en esa clase, difícil y turbulenta. Pero para resumir, ese año nuestro protagonista ganó el campeonato escolar y en el podio se emocionó… e hizo emocionarse a quienes le conocían: niños, padres, profesores y decano.

Un día, el decano fue a clase precisamente para escuchar las impresiones de este “particular campeón” ahora famoso, pero de forma positiva. Él, poniéndose rojo, respondió tímidamente a las preguntas, pero de forma oportuna, interesada [con interés] y emocionada y, cuando el decano se hubo marchado, me dijo: “Maestra Carmelita, sólo tú me podías dar estas alegrías”.

Los chicos en la clase de Carmelita di Mauro. Al fondo, el tablero-muestra del método Scacchi e regoli, en versión 10x10 casillas.

¡Ajedrez en acción! Los chicos de Carmelita responden a las preguntas… mientras, desde el fondo, el tablero de “Scacchi e regoli” guarda silencio… ;-)

Yo también me emocioné ese día. Había prometido a estos alumnos míos de la clase de quinto que les llevaría a jugar un verdadero torneo. Y, puesto que cada promesa es una deuda, la ocasión se presentó con el campeonato interprovincial Agrigento-Gela.

Todos se distinguieron por su empeño, educación y lucha. En el periódico de Sicilia aparecía con grandes letras: “Campeones provinciales sub- 10 y sub- 12. Diez se han clasificado para el Campeonato Regional y, como colofón, seis se han clasificado para el Campeonato nacional”: siete días en Merano, gracias al patrocinio del Municipio de Gela que creyó en nosotros.

Desde que nuestros ajedrecistas se presentaron en la escuela con las enormes copas, no solamente han sido “mirados” con ojos distintos por profesores, niños y padres, sino que, mágicamente, se han convertido como por un encanto en más hábiles y estudiosos.

* Jorge: la siguiente frase me encanta…

Tener éxito es una oportunidad que alimenta de forma realista la autoestima y la motivación de aprender.

Puesto que todavía hoy, dos años después, aquellos niños vienen a buscarme para ayudarme cuando pueden (ayudando a jugar al ajedrez a los pequeños), no sólo el “proyecto ajedrez” se puede considerar un verdadero éxito, sino que, sin haberlo programado, se está llevando hacia adelante el “Proyecto Continuidad”, del que a menudo se programa tanto, pero del cual suelen quedar sólo bellas palabras. ¿De qué vale experimentar un método, sin la posibilidad de una comparación?

Pregunta: Nosotros dos nos reunimos también en la reciente conferencia de Pomezia “Jugar al ajedrez con la mente” (Giocare a scacchi con la mente), donde se expusieron – además de las valiosísimas experiencias de Alessandro Pompa y Filomena Morrone – toda una serie de proyectos y experimentos monitorizados por expertos neuropsiquiatras y psicólogos. Uno de los temas principales era “aprender a aprender“, ¿puedes decirnos algo, a partir de tu experiencia cotidiana?

Respuesta: Ya en la Conferencia de Turín, “Ajedrez. Un juego para crecer“, (“Scacchi. Un gioco per crescere”) organizada por Alessandro Dominici, tuve la oportunidad de escuchar los resultados más recientes de las investigaciones científicas, en las escuelas de todo el mundo.

En aquella ocasión tuve el placer de conocer y apreciar el método ideográfico: cuando escuché tu informe, me di cuenta de que mi intuición no era equivocada. Entre el método “ideográfico” y el método “Scacchi e Regoli” había muchos paralelismos. El método ideográfico también utiliza ampliamente juegos, imágenes y rimas infantiles que proporcionan a los niños una nueva forma de acceso al mundo del ajedrez, impulsándose sobre su fantasía.

Tanto el Método ideográfico como el Método Scacchi e Regoli operan respetando las fases de la edad evolutiva: lúdica, icónica y simbólica, con el juego, el dibujo y la abstracción. Ambos métodos son una estrategia de aprendizaje metacognitivo que ayuda a formar categorías mentales que sirven a aprender, hoy el juego de ajedrez, mañana cualquier otra cosa.

Sabremos aplicar el método asociativo: de la experiencia al pensamiento concreto, del pensamiento concreto al abstracto. Por eso fue un placer encontrarnos en Pomezia el 3 de octubre de 2009 con ocasión del Congreso Jugar con la mente, obra de Roberto Miletto y Alessandro Pompa.

Comparar nuestras ideas y experiencias con estudiosos del sector fue un motivo adicional de crecimiento. De nuevo encontrábamos un motivo conocido por nosotros: “aprender a aprender”. ¡Sobre las fases de aprendizaje de Bruner – lúdica, icónica y simbólica – como mejor combinación entre nuestros métodos (Ideográfico y Scacchi e Regoli) y los descritos en el Congreso!

La psicomotricidad ve al niño activo [como] protagonista del juego, que vive con todo su cuerpo el proceso de aprendizaje desarrollando la llamada “Inteligencia encarnada” (Prof. Di Mauro); al mismo tiempo, es posible potenciar el desarrollo de caminos educativos siempre nuevos e interconectados, basados en la investigación-acción. El instrumento del ajedrez puede convertirse en un “fondo integrador” en el que se articule toda la actividad curricular, como nos expusieron brillantemente Filomena Morrone y Alessandro Pompa.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar