logo

Ajedrez educativo en Olite (1): inteligencias múltiples

El 6 de noviembre tuvo lugar el III encuentro de ajedrez educativo de Olite, que reunió un elenco de ponentes muy interesante. Hablamos un poco de ello y comentamos en detalle algunas ponencias. En cuanto estén subidos los vídeos avisaremos.

20 de noviembre de 2016

olite3-castilloTras una breve introducción, Alfredo Ruiz, Presidente de la federación navarra de ajedrez, hizo su entrañable exposición “Ajedrez y amistad”, comentando aspectos memorables de su experiencia con el ajedrez y las personas.

Poco después, la primera ponencia fue presentada por Juan Carlos Chacón, psicólogo, criminólogo, educador social y profesor de ajedrez.

Su título: Ajedrez e inteligencias múltiples, la apertura educativa del ajedrez.

chacon0Juan es autor, asimismo, de un libro muy interesante, El gran ajedrez para pequeños ajedrecistas, así como del de cuentos El viaje increíble al planeta Ajedro (este último no lo he podido hojear).

chacon1Primero analicemos un poco de qué estamos hablando. Aviso que conozco escasamentre el tema; básicamente lo que me documenté para ciertas entrevistas.

Fue el psicólogo Howard Gardner quien propuso la teoría de las inteligencias múltiples en su ya clásico libro Estructuras de la mente: La teoría de las inteligencias múltiples (1983) [i].

En él Gardner apunta como definición personal de “inteligencia” la siguiente: “capacidad de resolver problemas, o de crear productos, que sean valiosos en uno o más ambientes culturales.”

Más adelante, establecería una definición, según él, más precisa: “un potencial biopsicológico para procesar información que se puede activar en un marco cultural, para resolver problemas o crear productos que tienen valor para una cultura”. [ii]

Partiendo de ocho signos que debería mostrar una “inteligencia” [iii] , Gardner habla inicialmente de ocho “inteligencias”:

  1. Lógico-matemática
  2. Visual – espacial
  3. Lingüística – verbal
  4. Interpersonal
  5. Intrapersonal
  6. Musical
  7. Corporal – cinestésica
  8. Naturalista

inteligencias-multiples-cc

Créditos de imagen: César PoyatosLicencia

No vamos a entrar en los detalles de cada una de ellas, pero sí me gustaría comentar un poco la otra cara de la moneda de esta teoría con una anécdota personal.

Para esta página, y al margen de ella, he realizado varias entrevistas. Cuando le he preguntado a gente relacionada con el mundo de la educación sobre las inteligencias múltiples, posibles aplicaciones y demás, sus respuestas han sido siempre entusiastas. Lo cual es de agradecer.

Pero, cuando le he preguntado a gente de otras disciplinas (no inmersas directamente en el mundo de la educación) sobre las inteligencias múltiples… ha habido “respuestas curiosas”. ¡Y creo que hacerles la pregunta era bastante relevante! Por ejemplo, una respuesta fue: “es algo no demostrado. Preferiría no contestar. ¿Se podría eliminar la pregunta de la entrevista?”. Accedí.

En efecto, la teoría de las inteligencias múltiples ha recibido numerosas críticas. [iv] Por otra parte, algo curioso y casi divertido es que el propio Gardner tomó el término inteligencia precisamente porque su “tirón” sería mayor [v].

Si ya has leído las referencias, ya sabes que para algunos no es tan divertido apropiarse del término inteligencia, cuando en realidad quieres hablar de “gama de capacidades y potenciales” [vi]. Esto es lo que vendrían a ser las inteligencias múltiples, ya que se enfocan más en los dominios de la inteligencia y menos en los procesos mentales.

cerebroAlgo en lo que sí nos toca de lleno a los ajedrecistas (docentes, entrenadores…) este término – inteligencia – es el uso que la gente hace de él… hablando del ajedrez. “El ajedrez mejora la inteligencia” es algo que se escucha muy a menudo, ¿te suena…?

Y, en mi opinión, la gente se pasa muchos pueblos, expresando algo que ni está demostrado ni, probablemente, pueda demostrarse (otra cosa son correlaciones) [vii]. Hablo de la prensa y del ámbito educativo, sobre todo, pero también de quien vende el ajedrez, con escasa ética, de esta forma [viii].

Para empezar, ni siquiera está claro lo que es la inteligencia, cuanto menos para afirmar lo anterior (si le retas en plan serio, un científico te puede dar no menos de diez definiciones diferentes; con suerte, hasta una será propia).

Para seguir, tampoco está claro que tomemos “decisiones racionales” de forma consciente, cuanto más para decir que el ajedrez “ayuda a mejorar la toma de decisiones”.

Recordando la entrevista con María Juliana Leone: “Creo que el ajedrez tiene mucho que aportar en la escuela. Creo que es un juego maravilloso, que se puede jugar a cualquier edad. El problema aparece cuando queremos afirmar cosas porque “creemos que es así”, sin evidencias claras.

Este es el peligro que se corre: introducir el ajedrez en el ámbito escolar , pero sin argumentos válidos suficientes.

Dicho lo cual, parece que podría ser más que útil desarrollar las capacidades de Gardner en la escuela, claro… de forma adecuada. ¿Con el ajedrez? Si ya se emplean las concepciones de Gardner en el resto de las materias pues se puede intentar. Como persona que sabe poquito del tema, soy relativamente escéptico en su modo de empleo; pero bueno, quién sabe…

Damos paso, pues, a la entretenida ponencia de Juan Chacón. ¡Ojalá se pueda conseguir lo que se muestra en ella!

inteligencias-multiples-objetivosObjetivos:

– Incorporar las distintas Inteligencias Múltiples a la enseñanza del ajedrez de una forma integrada, adaptando y optimizando cada una de sus fortalezas.

– Promover una actitud reflexiva para encontrar alternativas a la resolución de problemas, formulando argumentos lógicos y potenciando cualidades mentales.

– Adquirir hábitos de solidaridad y tolerancia en las relaciones sociales, valorando críticamente las diferencias de tipo social y rechazando cualquier tipo de discriminación.

inteligencias-multiples-metodologiaAunque todo es importante, de este apartado me gustaría remarcar – a nivel personal – dos puntos:

– Se centra en aprendizajes procedimentales y actitudinales, directamente relacionados con la vida.

Los procesos están por encima de los resultados.

inteligencias-multiples-por-que

Importante el punto

Aplica técnicas derivadas de otros campos disciplinares.

Cuando hablemos de la ponencia de Joaquín Fernández Amigo tocaremos el tema más a fondo.

inteligencias-multiples-logico-matematica¿Qué capacidades de Gardner se identificarían más con el ajedrez? Pues sí, seguimos con las cuatro “inteligencias” que, presuntamente, más involucradas estarían con la actividad del ajedrez…

La primera es la lógico-matemática.

1) Sensibilidad a los patrones lógicos o numéricos y capacidad de discernir entre ellos; capacidad para mantener largas cadenas de razonamiento.

2) El tipo de razonamiento que se utiliza en ajedrez es el mismo que se utiliza en las matemáticas.

3) Introducir elementos numéricos, categorizaciones, clasificaciones y cálculos promoviendo un pensamiento analítico.

4) Favorecer la organización mental y capacidad de anticipar situaciones.

inteligencias-multiples-visuoespacialVisual – espacial

– Capacidad de percibir con precisión el mundo viso-espacial y de introducir cambios en las percepciones iníciales.

– Usar el tablero de ajedrez como forma geométrica para interiorizar distintas formas.

– Realizar tareas donde intervengan distintas formas geométricas e interaccionar con ellas.

inteligencias-multiples-linguistico-verbalLingüística – verbal.

Hasta aquí, estas tres “inteligencias” son similares a las habilidades medidas en los tests de inteligencia.

inteligencias-multiples-intrapersonalIntrapersonal

¡Esta faceta es muy importante en la vida! Y también, por ejemplo, en el ajedrez de torneo y para cualquier edad. Quienes terminan en la parte alta de la clasificación suelen tener bastante resiliencia, por ejemplo.

– Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre estos.

inteligencias-multiples-interpersonalInterpersonal

Capacidad de discernir y responder adecuadamente a los estados de ánimo, los temperamentos, las motivaciones y los deseos de los demás.

Juan continuó hablando de las capacidades musical, corporal-cinestésica y naturalista. A ver si consigo un enlace único para la ponencia y lo añado.

Qué se puede evaluar en ajedrez:

inteligencias-multiples-evaluacion– Diversas capacidades, bien en el plano intelectual (memoria, concentración, capacidad de análisis, deducciones lógicas, toma de decisiones, etc.) o bien desde el ajedrez en sí mismo (técnica y táctica, fases de la partida como aperturas, medio juego y final, cálculo de posibles jugadas, anticipación de las mismas, retención visual de jugadas, o estilo de juego, entre otras).

En mi opinión (Jorge), es algo muy difícil de evaluar y puede variar bastante según la edad, en función del desarrollo del cerebro del niño o de la niña.

inteligencias-multiples-conclusiones

Bueno, pues así abrió las jornadas la ponencia de Juan Chacón y las inteligencias múltiples…

inteligencias-multiples-inicio-final

REFERENCIAS

[i] Frames of mind: the theory of multiple intelligences, Howard Gardner (1983).

[ii]  Intelligence Reframed (La inteligencia reformulada), Howard Gardner (1999)

[iii] En cuanto a los criterios para definir “una inteligencia” Gardner parte de disciplinas varias. Propone ocho signos:

– Posible aislamiento por daño cerebral

– La existencia de idiots savants, prodigios y otros individuos excepcionales

– Una operación medular o conjunto de operaciones identificables

– Una historia distintiva de desarrollo, junto con un conjunto definible de desempeños expertos de “estado final”

– Una historia evolucionista y la evolución verosímil

– Apoyo de tareas psicológicas experimentales

– Apoyo de hallazgos psicométricos

– Susceptibilidad a la codificación en un sistema simbólico

(Op. cit.)

[iv] Por ejemplo, la falta de tests (psicométricos, neuroimágenes) que la prueben. Ver, por ejemplo, la wikipedia.

Sólo para ver hasta dónde llegan algunos científicos añado lo siguiente que, reconozco, me impactó bastante por la forma de decirlo (si bien yo no estaba presente).

Una de las críticas más duras que he escuchado procede de alguien que estudia la inteligencia desde el punto de vista de la neurociencia, el Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, Roberto Colom.

Para verla puedes entrar en Youtube y buscar “La inteligencia: una capacidad integradora de la mente humana”. El resto del vídeo está interesante aunque, en mi modesta opinión, muestra unos sesgos notables.

En 1:20:30 habla de las inteligencias múltiples:

“Howard Gardner es un indeseable […] porque está haciendo un montón de daño en centros educativos. Está trabajando sobre una referencia cuyo apoyo empírico es exactamente cero. […] ¿Tú estarías en disposición de tomarte una pastilla que yo saque de mi bolsillo ahora, si yo te digo tomátela, que te va a venir muy bien para… lo que sea? ¿La tomarías? Me preguntarías ¿cuál es su control de calidad? ¿De dónde viene? Algo…. Pues en los centros educativos, incluso de España […] la gente se toma la píldora de Gardner sin preguntar por qué.

En fin, entre otras fuentes, el compendio The Cambridge handbook of intelligence (Sternberg,  Kaufman, 2011) trata algunas de estas críticas en su apartado Review of issues and pseudo-issues spawned by the theory.

Hablando del marco empírico no deja de ser divertida la cita que mencionan: “In fact, MI theory is based entirely on empirical findings. The intelligences were identified on the basis of hundreds of empirical studies spanning multiple disciplines (Gardner, 1983, 1993; Gardner & Moran, 2006).”

[v] En un ejemplo más de que las palabras importan – y mucho -, sobre todo si se tiene en cuenta el público lector a quien va dirigido el mensaje, en su libro La inteligencia reformulada el propio Gardner cuenta:

“Al mismo tiempo, reflexionaba sobre la mejor manera de escribir acerca de mis descubrimientos. Contemplé la posibilidad de emplear la venerable expresión académica «facultades humanas»; o bien términos empleados por los psicólogos como «aptitudes» o «capacidades»; o términos populares como «dotes», «talentos» o «habilidades».

Sin embargo, me di cuenta de que todas estas palabras presentaban dificultades. Al final opté por dar el atrevido paso de apropiarme de una palabra de la psicología y emplearla de nuevas maneras: naturalmente, esa palabra era «inteligencia».

He pensado en lo que podría haber ocurrido si hubiera escrito un libro titulado Los siete dones del ser humano o Las siete facultades de la mente humana. No creo que hubiera despertado mucho interés.

Da bastante que pensar el hecho de que las etiquetas puedan tener tanta influencia en el mundo académico, pero tengo muy pocas dudas de que mi decisión de escribir sobre «las inteligencias humanas» fuera profética.

En lugar de presentar una teoría (y un libro) que simplemente catalogara cosas donde las personas podían sobresalir, estaba proponiendo que se ampliara el término «inteligencia» para abarcar muchas capacidades que se consideraban fuera de su alcance. Además, al argumentar que estas facultades eran relativamente independientes entre sí, estaba desafiando la creencia muy extendida —sostenida por muchos psicólogos y consolidada en multitud de lenguajes— de que la inteligencia es una sola facultad y que una persona o bien es «lista» o bien es «tonta», sin más.

[vi] La inteligencia reformulada.

[vii] Algo de lo cual se podría hablar bastante, ya que puede influir mucho quién y cómo te transmita ese conocimiento.

Aunque no habla del ajedrez, Gardner comenta lo siguiente sobre los límites del conocimiento y la/s inteligencia/s:

“Pero jamás la ciencia puede proceder del todo en forma inductiva. Podríamos llevar a cabo toda prueba y experimentos psicológicos concebibles, o indagar todo el sistema neuroanatómico que deseáramos, y todavía no habríamos identificado las inteligencias humanas buscadas.

No existe, y jamás puede existir, una sola lista irrefutable y aceptada en forma universal de las inteligencias humanas. Jamás existirá una lista maestra de 3, 7 ó 100 inteligencias que puedan avalar todos los investigadores.

Podremos aproximarnos más a esta meta si nos atenemos sólo a un nivel de análisis (por ejemplo: la neurofisiología) o una meta (por ejemplo: la predicción del éxito en una universidad técnica); pero si estamos buscando una teoría decisiva del rango de la inteligencia humana, podemos esperar que jamás completaremos nuestra investigación.”

[viii] Existe lo que se llama “responsabilidad social”. Aquí hablábamos de identificar la palabra inteligencia con el ajedrez, sin más. En el libro The Cambridge handbook of intelligence (Sternberg y Kaufman, 2011) se nos recuerda que

“nuestra crítica final [sobre las inteligencias múltiples] tiene que ver con los riesgos y responsabilidades que surgen al llamar a algo una inteligencia. Los puntos de vista sociales han sido altamente populares en educación y otras áreas de la sociedad. Desafortunadamente, esta popularidad ha resultado en algunas dudosas aplicaciones de la teoría de las inteligencias múltiples y de la inteligencia emocional.”



2 respuestas a “Ajedrez educativo en Olite (1): inteligencias múltiples”

  1. Hola Jorge

    Como siempre abordas tus artículos con valoraciones valientes y personales,al margen de que gusten o no, y muy documentadas además.

    Yo personalmente el tema de las inteligencias múltiples no lo he trabajado y probablemente coincida en algunas de tus observaciones. Mi posición respecto al ajedrez educativo está más cerca de la inteligencia emocional que de las inteligencias múltiples, y decididamente apuesto por este ajedrez educativo como una herramienta que en manos del docente le permita trabajar muchas de las competencias que en el diseño curricular ya se explicitan (comunicación lingüística, competencia matemática, aprender a aprender, competencia digital, competencia social, iniciativa y sentido emprendedor y por ultimo conciencia y expresiones culturales).

    Sin embargo, Jorge, estoy convencido de que el ajedrez educativo puede aportar muchos de los elementos que necesitan los niños para tomar decisiones, ya que se mezcla atención, concentración, reconocimiento de problema, análisis de soluciones, aspectos volitivos para actuar y la decisión final responsable.

    Son escasísimas las oportunidades que los alumnos de Primaria y Secundaria tienen para tomar decisiones en su vida escolar, y el ajedrez puede suponer una auténtica escuela de pensamiento orientado a la acción.

    Un abrazo

    • webmaster dice:

      Hola, Julián!

      gracias por el comentario.

      Concuerdo con lo que dices: el ajedrez educativo puede aportar muchos elementos útiles. Si bien, es muy probable que haya que seguir métodos bastante específicos (p ej, técnicas heurísticas concretas de resolución de problemas, a ser posible de corte transdisciplinar) para enseñarlos y que puedan ser útiles en la vida. Hasta donde yo conozco vosotros lo hacéis, al menos hasta cierto punto :) Parece evidente, pero lo cierto es que numerosos estudios relacionados con el ajedrez simplemente no han tocado los métodos de pensamiento mediante el trabajo concreto de estas técnicas.

      Respecto a la presunta mejora de atención, concentración, reconocimiento de problema, análisis de soluciones y decisión final responsable, ojalá sea así. Aquí cada chico o chica es un mundo; incluso hay chicos y chicas que dicen que "no les apetece pensar"… Sin embargo, esta forma de razonar, caso de conseguirse en la clase de ajedrez, probablemente debería ser continua a lo largo de la semana (no sólo en la actividad de ajedrez, idealmente tb en casa, etc). Somos muchos los ajedrecistas que, una vez dejamos la clase o entrenamiento de ajedrez y esa forma razonable de analizar y pensar nos lo saltamos a la torera :)

      Desde el punto de vista de la neurociencia cognitiva parece haber bastante tela que cortar. No está claro, por ejemplo, que estos efectos sobre la atención, concentración, se mantengan en el tiempo (efectos fadeout, etc). Por ejemplo, y parece muy importante, tal y como se han llevado a cabo muchos estudios del ajedrez en la escuela (comenté aquí el de Reino Unido, p ej), simplemente lo conseguido (con escasa práctica posterior de la actividad, claro) parece desvanecerse…

      Claro que, si hablamos de niñas o niños se presupone que estamos trabajando sobre cómo se forman las redes neurales, su desarrollo. De ahí la importancia de enseñar a utilizar "hábitos o rutinas de pensamiento" (Costa, p ej) o aprendizaje basado en el pensamiento (TBL: Perkins, Swartz…), algo que seguramente también utilizáis vosotros, desde cortas edades. Esto es lo que podría perdurar y ser útil para la vida, en general.

      También existen los sesgos y el modo automático/esforzado de pensamiento (Kahneman, etc), que tiene que ver con lo anterior. Esto que los tests de CI dejan de lado y tanta importancia tiene en la toma de decisiones. Podemos enseñar a pensar, vale, pero si uno está en el modo automático-rutinario casi siempre (en el ajedrez se traduce en "calcular" sin razonar) no hay manera…

      Trabajar la inteligencia emocional con estos aspectos sí parece muy buena idea. Trabajar competencias que en el diseño curricular ya se explicitan, como tú dices. Comentaremos esto con las restantes conferencias de Olite!

      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar