logo

Ajedrez educativo en Olite (2): creatividad (parte 1)

Continuamos con las ponencias del III encuentro de ajedrez educativo de Olite. Esta vez toca la mía (Jorge Barón), “Ajedrez y creatividad”, que comenta algunos aspectos bastante conocidos para entrar en sintonía con nuestra supuesta creatividad natural.

4 de diciembre de 2016

Primero hay que decir que esta ponencia se salía de pleno del planning de Olite. Sin embargo, ya que no soy docente en un colegio, creo que no hubiera sido oportuno hablar de “inteligencia emocional asociada al proceso de aprendizaje”… ¿no?

Segundo, debo dar las gracias a Julián Pérez – el organizador – por su paciencia y su discreción a la hora de recordarme que me estaba pasando del tiempo…

ajedrez-y-creatividad-portadaHay varias definiciones de creatividad (más abajo veremos la de Kounios y Beeman), pero también hay algunas formas de intentar exponer alguna idea básica de su esencia de forma gráfica.

Por esa parte, uno de los acercamientos más interesantes me parece el del escritor de azarosa vida – y muerte – Arthur Koestler , de quien supe por vez primera gracias a un libro algo especulativo que me regalaron hace mucho tiempo: Coincidencias (autor Brian Inglis).

Azar y coincidencias tuvieron amplia cabida en la vida de Koestler, y no me refiero a esquivar una pena de muerte y un campo de concentración, que ahí es nada… Pero hoy toca hablar de cómo entendía él la creatividad, lo cual expone en libro The act of creation (1964).

En sus páginas, Koestler acuña el término bisociación: ideas [i] procedentes de diferentes campos (ejemplo: educación y neurociencia, ver debajo) que se interrelacionan entre sí de forma inesperada, no conocida previamente. Este fenómeno se produciría, pues, por la combinación de ideas previas.

Ojo, combinación que tiene pinta de originarse frecuentemente de forma no consciente, aunque hayamos recopilado un montón de datos y trabajado sobre ellos. Esto lo comentaremos en el iceberg final, y realmente parece que debería hacer que nos planteemos hasta qué punto nuestras ideas son originalmente nuestras

Bisociación es diferente de asociación, donde tales ideas estarían más próximas o se podrían interrelacionar de forma más natural.

ponencia-creatividad1

Koestler simplemente nombró los diferentes campos que aportan las ideas con el habitual término “marco de referencia”, dibujó planos que se cortan – como los que dibujábamos en la asignatura de diseño en aquellos años de la juventud – y marcó con algo similar a una bolita (que sería nuestra idea o concepto creativo) un punto de intersección entre ellos.

Puedes ver aquí su imagen. Está tomada de la fantástica web Brainpickings, que suele aumentar la creatividad de las personas en un elevado porcentaje (compruébalo tú mismo, pero tómate tu tiempo para asimilar ideas, eh).

En el ejemplo superior se cortan los campos Educación y Neurociencia, con conocimientos varios que han servido para engendrar un concepto de gran interés para los docentes, investigado a fondo por Carol Dweck: la mentalidad de crecimiento, como opuesta a la mentalidad fija. [ii]

Podrías señalar que no se ha creado un producto “tangible”, pero ¿quién dice que la creatividad implica crear un producto que se pueda, digamos, tocar, y cubra una necesidad física concreta? Para algunas personas parece implicarlo (creatividad es “crear algo físico”), pero no tiene por qué ser así, máxime en el campo de la educación y el conocimiento, en general. Si unes dos ideas esperas obtener otra idea, no algo necesariamente físico.

ponencia-creatividad2

Cambiamos ahora los planos, e incluimos los campos “matemáticas” y “ajedrez”. La bolita ahora puede resaltar un concepto muy interesante… ¿Cómo aglutina la llamada “área de reconocimiento de caras” del cerebro estas tres disciplinas?

area-facial-fusiformeEl área facial fusiforme aparece marcada en color azul claro.

Créditos: Wikipedia , licencia GNU, imagen disminuida de tamaño a 300 px

Si bien se le puso el nombre a este área por razones obvias – se pensaba que identificaba caras – investigaciones posteriores sugieren que, en realidad, podríamos utilizarla para reconocer ítems en los que somos expertos. [iii] Piénsalo: igualmente, ¡somos expertos en reconocer caras!

Así, en el conocido documental Susan Polgar, creando a un genio se vincula al reconocimiento de posiciones de ajedrez o quizá, más exactamente, pedazos – chunks – de posiciones de ajedrez. En otro estudio quedó claro su papel, en relación con el reconocimiento de coches.

Igualmente, aunque supongo que ya se habrá hecho, parece haber una forma relativamente simple de confirmar lo citado en el texto de dos párrafos arriba. [iv]

Pasamos ahora a una forma curiosa, y lícita, en mi opinión, de mostrar gráficamente la creatividad de la que Koestler hablaba. Sobra decir que la idea ni de lejos es idea original mía – cualquiera que sepa de perspectiva y ajedrez lo sabe -, simplemente acudió de forma natural al leer el comentario del globo [v]:

ponencia-creatividad3

Luego, pasé a mostrar un juego ya conocido, Ajedrez y lenguaje :

ponencia-creatividad4Este es el corte de planos y los conceptos tomados de cada disciplina:

ponencia-creatividad5aY el corte más chocante, al incluir el concepto ultrasubjetivo “belleza” al mismo juego.

Al dibujar los planos los hice rectangulares, por simplicidad y porque es como los diseñó Koestler, pero la verdad es que lo rectilíneo – lo “normal” – muy rara vez casa con la creatividad… ¡y si casa se divorcia prontito!

Lo siguiente parece más adecuado para ilustrar el corte entre marcos de referencia:

ponencia-creatividad5bY éstas fueron algunas de las respuestas creativas que produjeron niños y niñas (aunque también hubo adultos ya creciditos jeje) al incorporar “di por qué tu palabra es bonita.

ponencia-creatividad6¿Sorprendente? No, como ya hemos comentado en otros artículos, la creatividad suele necesitar “permiso” para ser mostrada socialmente [sin coste social], menos en el caso de los niños y niñas. Aquí lo digo más bien por los adultos, claro… De ahí la necesidad de decir “piensa como un niño” para que los adultos podamos dar soluciones creativas. [vi]

Algo bastante lógico es que, para buscar soluciones diferentes a una cierta cuestión necesitamos entender cómo funcionan las cosas desde su nivel básico. ¡Y esto no es, necesariamente, lo que nos han enseñado! [vii]

ponencia-creatividad7La cita de Judt “Sabemos qué cuestan las cosas, pero no tenemos idea de lo que valen”, tiene que ver aquí con algo que encuentro constantemente en la enseñanza del ajedrez: ¡parece que los monitores de ajedrez no suelen enseñar por qué las piezas valen lo que valen! Un peón vale un punto, la torre 5 puntos… ¿pero por qué? ¿Qué más te da tener un caballo o un alfil, si valen lo mismo? ¿Entonces, para qué hablamos de “valor relativo”?

Claramente hay que hacer notar, de alguna manera, que su valor tiene que ver con su capacidad de movimiento y con la posibilidad de crear amenazas y de relacionarse con otras piezas para realizar acciones conjuntas.

Esto, además de ser exclusivamente materialista, representa – en mi opinión – un grave perjuicio para el niño o niña que quiere jugar un poquito mejor al ajedrez. Y el tema es que muchos docentes en las escuelas, sencillamente y aún con buena intención, parecen ignorar esto.

Sus efectos se aprecian claramente en estados posteriores y éste es el problema: salvo que sea muy claro, sólo puede apreciar de forma equitativa los efectos negativos de un proceso de aprendizaje alguien que tenga algún tipo de visión global sobre TODO el proceso de adquisición de conocimientos de una determinada disciplina.

Luego hablaremos del ajedrez y sus “efectos secundarios”.

ponencia-creatividad8He saltado alguna diapositiva, como la del origen del término peón: “el que va a pie”. Ya que hablamos de creatividad y ésta tiene que ver con por qué las cosas son como son, desde su nivel básico, saber por qué llamamos al peón peón es sencillo y lógico [viii]. Además, se comenta la trayectoria histórica del ajedrez y esto añade marcos de referencia.

En la diapositiva anterior aparece la forma en que trabajo con los niños y niñas de iniciación. ¿Cómo se vincula esto con la creatividad? No con la realización de actividades varias relacionadas – lo cual vendría a ser la asociación, y no la bisociación, de Koestler -, sino con el manejo de marcos de referencia cruzados, preguntas fuera del contexto aparente, etc. Lo que nos mostraba Koestler con sus planos cortados, saltando de un contexto – disciplina – a otro, así por las buenas.

La derecha de la diapositiva no lo rompe, pero la de la izquierda – ¿con cuántos dedos escribe Katherine Neville en el ordenador? – en cierto modo, sí. Y suscita la curiosidad de los niños y las niñas…

ponencia-creatividad10Esta es la típica serie de gestión y mantenimiento de la atención, vinculada a la rotura de contexto en ciertos momentos, de la que hemos hablado otras veces. Puedes encontrar más fichas como ésta aquí.

Ahora viene uno de los puntos interesantes: la etimología y los diferentes significados de las palabras nos llevan a profundizar también en diferentes conceptos (asociados al mismo marco del lenguaje), obteniendo a veces puntos de ruptura de Koestler bastante espectaculares (ver vídeo, debajo).

Así, el clásico término ruptura es importantísimo en ajedrez. En la imagen se aprecia uno de los significados originales: abrir camino. Y eso es lo que hacen generalmente los peones en una partida de ajedrez. A los niños se les habla de “romper” o “chocar” con los peones, con el objetivo de abrir líneas.

Pero también hay otros significados de ruptura que podría ser interesante conocer. Hoy en concreto, el de la ruptura de “lo normal” o “lo lógico” para buscar ideas creativas útiles.

ponencia-creatividad9

Aquí venía el acertijo de Lewis Carroll en Alicia en el país de las maravillas: ¿en qué se parece un cuervo a un escritorio? Dejo el vídeo de la conferencia de hace un par de años:

 

REFERENCIAS

[i] Aunque el lenguaje limite nuestra concepción del mundo – y Wittgenstein nos tiraría de las orejas si viera lo que hacemos hoy con él – habría que intentar definir con precisión el término “idea” – y Platón nos tiraría de… (es broma) -.

[ii] Carol Dweck publicó en 2006 Mindset: The new psychology of success. En él se comenta el importante concepto de “mentalidad de crecimiento” o “mentalidad en desarrollo”.

Básicamente, si tú conoces la neuroplasticidad de tu cerebro – que cambia físicamente a cada momento y, por tanto, cambia conforme aprendes – entonces sabes que tu inteligencia no es algo “fijo”. Este vendría a ser el punto de partida para hablar de “mentalidad en crecimiento” y “mentalidad fija”.

Me vienen a la memoria, por ejemplo, frases con las que me he cruzado: “soy un negado para las matemáticas” o “no soy lo suficientemente inteligente para jugar bien al ajedrez”.

Así, puedes aprender matemáticas o a jugar, al menos, decentemente al ajedrez si conoces que tu inteligencia no está limitada en un alto porcentaje por tu genética, biología, talento, creencia o lo que prefieras. Si sabes que sí se puede hacer algo… El entorno juega un papel muy importante – los docentes que te toquen también, claro está -, pero tu esfuerzo y persistencia también. ¡Y es clave correr riesgos!

Como punto práctico importante, según Dweck, hay que tratar de cambiar el “eres inteligente” por el “puedes hacerlo” o similares. Responder a “¿Has resuelto el ejercicio?” con “todavía no”. El primero concentra la resolución de un problema tan sólo en la inteligencia, mientras que el segundo lo hace en la motivación, las ganas de superarse, la persistencia, el esfuerzo y demás.

Según se cita en el libro mencionado: “Durante veinte años, mi investigación ha demostrado que el punto de vista que adoptas hacia ti mismo afecta profundamente a la forma en que conduces tu vida.”

En este artículo de Escuela con cerebro se comenta en detalle el tema. Para quienes gustan de ver vídeos, está el superconocido:

[iii] Dado el uso general que se hace del término “experto” vamos a dejarlo en “objetos con los que estamos familiarizados”.

[iv] Tiene que ver con la llamada prosopagnosia , trastorno caracterizado por la imposibilidad de reconocer rostros (y, en principio, sólo eso; es algo muy específico).

Según el enlace anterior: “Es la interrupción selectiva de la percepción de rostros, tanto del propio como del de los demás, los cuales pueden ser vistos pero no reconocidos, como los que son propios de determinada persona” (Bodamer, 1947).

¿Es posible exponer al sujeto con prosopagnosia a estímulos visuales en cuyo campo sea experto (como posiciones de ajedrez)? Si el área facial fusiforme se activa podríamos estimar que no sólo es específica para los rostros, ¿no?

Repito: no sé si se ha hecho, eh…

[v] Cito, en inglés, las palabras de Koestler:

“A chess player looking at an empty board with a single bishop on it does not see the board as a uniform mosaic of black and white squares, but as a kind of magnetic field with lines of force indicating the bishops’ possible moves: the board has become patterned.”

[…] “We have seen that comic effects are produced by the sudden clash of incompatible matrices: to the experienced chess player a rook moving bishopwise is decidedly ‘funny’.”

[vi] En el libro de Daniel Goleman, El espíritu creativo se cita, justo antes del capítulo La creatividad en los niños:

“En su estudio de personas que dieron forma al siglo XX con su genio creativo, Howard Gardner descubrió que, aunque cada una de ellas había alcanzado los límites de su ámbito, tenían en común algo que parece haber sido una frescura infantil en la nueva manera de abordar su trabajo.

Captaban algo de lo que era ser un niño, tanto en el sentido de ser el libre explorador de un ámbito, alguien con el mundo entero abierto ante sus ojos, como en el de sentirse intrigados ante el tipo de cosas que intrigan a los niños”.

“Einstein preguntó qué sería viajar en un rayo de luz. Muchos niños se hacen ese tipo de preguntas, pero pocos adultos se atreven. Picasso preguntó: “¿Qué podemos hacer si tomamos un objeto y lo fragmentamos en muchas partes diferentes?” Freud se hacía preguntas básicas sobre los sueños.”

[vii] En Quora-inglés hay hilos divertidos que tocan este punto, como ¿Cuáles son algunos “hechos” que todavía se enseñan en la escuela, que se han probado como falsos? o, ya menos gracioso, ¿Cuáles son los errores comunes que cometen padres con buenas intenciones, a causa de su ignorancia?

No sé si se sigue citando a Colón como el “descubridor de América”, me temo que sí…

En fin, como Sócrates hizo, deberíamos reconocer que apenas sabemos de nada en profundidad… y es, evidentemente, lo más natural (dada la cantidad de cosas por conocer a fondo que existen).

[viii] Es “curioso” apreciar que mucha gente que juega al ajedrez – a cualquier nivel – no sabe qué representa realmente una torre o un alfil…



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar